>
Exposiciones

‘Todo y solo luz’, de la artista portuguesa Cristina Ataíde, en el Faro de Cabo Mayor

‘Todo y solo luz’, de la artista portuguesa Cristina Ataíde, en el Faro de Cabo Mayor en Santander
Santander
Lugar. Centro de Arte Faro Cabo Mayor (FCM)
Fecha. Desde el 16 de enero de 2021
al 27 de febrero de 2021

Hora.

‘Todo y solo luz’ es un proyecto expositivo específico para el Centro de Arte de Cabo Mayor, espacio de referencia en la capital cántabra que este ejercicio cumple 15 años de trayectoria. La nueva propuesta de Ataíde, comisariada por María Antonia de Castro, se inaugura el 16 de enero y está formada por dos instalaciones que alumbran una conciencia de la realidad esbozada al calor de la luz de la propia atalaya. «El faro es algo muy romántico y sugerente, un espacio en el que convergen muchas piezas y realidades», afirma la creadora, quien explica que visitó «la torre y vi la linterna, que me cautivó totalmente porque es algo completamente hipnótico cuyo movimiento te envuelve; incluso cuando no está funcionando es algo mágico por los efectos de la luz en los cristales prismáticos, es algo extraordinario».

Esa luz y sus reflejos, los del faro, son el catalizador de una exposición con un marcado carácter visual en la que se integran tanto obras fotográficas como audiovisuales para crear un rico y profuso ecosistema conceptual y creativo. El trabajo de la artista está lleno de capas y de metáforas de las que se desprenden mensajes que buscan impactar en la conciencia del espectador, que se siente constantemente interpelado. A partir de sorprendentes imágenes de detalles del faro y de sus componentes, así como de otras en las que la torre, incendiada por las ráfagas de luz, asalta un cielo abandonado a la incipiente penumbra, Ataíde plantea con enorme plasticidad juegos de espejos, imágenes poéticas y complejos microcosmos visuales. «Al recorrer la pasarela te envuelven el mar, la luz, las nubes, el cielo, la ciudad... todo el entorno. También es una experiencia hipnótica porque te mueves en círculos y mientras lo haces cambia en todo momento no solo tu posición relativa, sino también el tiempo, la luz... todo cambia», detalla Ataíde, para quien «esa transformación es muy importante en mis propuestas, en las que normalmente trabajo con el tiempo y la memoria».

En la segunda parte de la muestra, basada en dos creaciones audiovisuales que se proyectan sobre el suelo y los propios espectadores, la creadora sumerge al público en una atmósfera cargada de reflexiones y significados. En esta instalación, varios espejos colgantes se encargan de multiplicar los mensajes planteados por la artista y de proyectarlos en las paredes, convirtiendo la visita en una experiencia multisensorial a la que también se suma «una pieza musical de Carlos Santos realizada específicamente para esta propuesta, un sonido muy vago que recuerda al rumor de los barcos, del mar, del viento...». La convergencia de todos los elementos captura y retrata la propia experiencia de Cristina Ataíde. «Aquí estaba todo, la naturaleza, la meteorología, el tiempo físico, la vigilancia como una forma de conciencia, la memoria de lo que ha pasado y lo que va a pasar... Todo eso es lo que he querido retratar», afirma la artista.

En las dos instalaciones convergen la visión diurna y nocturna del faro. «Por la noche es otra realidad porque cambia la luz, el mar se queda calmo y denso y surge el ritmo de los destellos del faro, que es un lenguaje en sí mismo a través del cual éste habla con los navíos y los marineros, con las personas que lo ven y con la distancia...», explica Ataíde. La participación del público es otro de los factores esenciales de la propuesta expositiva: «He cubierto con un gran vinilo uno de los ventanales, dejando pequeños agujeros que invitan al espectador a asomarse, ofreciendo una visión muy concreta de espacios exteriores». A través de ellos aparece, de nuevo, la gran protagonista de una muestra que no deja indiferente: la luz.

Envíanos tu evento